Gayuba

La gayuba es una planta rastrera muy extendida en los sotobosques y en las zonas rocosas de las regiones montañosas de clima templado. En nuestro país abunda los bosques de coníferas y robledales de la zona rocosa pirenáica y del Sistema Ibérico.
Esta especie perenne apenas alcanza el medio metro de altura, y llama la atención por sus diminutas bayas de color rojo intenso y brillante, sus tallos rastreros, y sus ovaladas hojas pequeñas y duras.

El nombre científico de la gayuba, concretamente, el nombre específico de "uva-ursi" alude a la afición que tienen los osos por los frutos rojos de este arbusto. De ahí que también se le conozca con el nombre de "uva del oso". Para el ser humano, sin embargo, las bayas no son comestibles.
Las hojas se suelen recolectar en primavera, mientras que el fruto no se recoge hasta el otoño.

 

Composición y propiedades:
Las hojas de la gayuba contienen los principios activos que le confieren numerosas propiedades a esta planta. Son abundantes los taninos con acción astringente, y los glucósidos flavonoides, que le confieren su leve acción diurética. Sin embargo, el principio activo que destaca es la arbutina, de la cual se ha demostrado su gran eficacia antiséptica y antiinflamatoria sobre el tracto urinario.

Por efecto de la flora bacteriana del intestino, la arbutina se hidroliza, y libera desde el hígado, hidroquinona, que por vía sanguínea llega al riñón y se elimina a través de la orina. Es la hidroquinona la sustancia eficaz para combatir las infecciones en las vías urinarias y convierte a la gayuba en un eficaz antiséptico urinario.

Para que la hidroquinona ejerza su acción es necesario que la orina tenga reacción alcalina, pues el principio activo se inactiva cuando el pH es ácido. Conviene, por tanto, que durante el tratamiento con gayuba se siga una dieta rica en frutas y verduras, que alcalinizan la orina y permitir así que actúe más eficazmente la gayuba.

 

Indicaciones:

La gayuba, por sus propiedades antisépticas y antiinflamatorias, está indicada para tratar infecciones en el tracto urinario, como cistitis, uretritis, prostatitis en el varón y vaginitis en la mujer.

La infección de la vejiga urinaria provoca cistitis, y la infección de la uretra, el conducto por el que expulsamos la orina, se denomina uretritis. La cistitis es más frecuente en mujeres jóvenes de entre 20 y 30 años. Sin embargo, también pueden padecerla las mujeres mayores, y es más frecuente conforme se va envejeciendo.

Combina muy bien con plantas con propiedades antisépticas y antiinflamatorias, tales como: barbas de maíz, llantén mayor, ajedrea, arándano, cola de caballo, vara de oro, rabo de gato, malva, ortiga...

 

 

Mi Carrito


El carro está actualmente vacío.

Usuario

Diccionario Fitoterapia

XYZ